Saltar al contenido
De Laboratorio

Frascos

Frascos de laboratorio

¿Qué son los frascos de laboratorio?

Los frascos de laboratorio, son recipientes que se usan principalmente para sostener o almacenar líquidos. Lo más común es usarlos con tapón. Están catalogados como material de laboratorio e vidrio, aunque habitualmente los podemos encontrar de plástico.

Generalmente son redondos, y acostumbran a tener el cuello bastante ancho. Algunos incluso vienen sin cuello y tienen solamente tapón, parecido a un simple bote de conservas. Esto se debe a que se puede utilizar también para guardar material en forma de polvo o granulado, e incluso cápsulas

Tipos de frascos de laboratorio

Existen frascos para laboratorio de múltiples medidas, formas y volúmenes. Básicamente se dividen en 4 grandes grupos:

Frasco contenedor

Es un frasco clásico. Se le puede llamar bote, botella o botellín. Sirve simplemente para almacenar materiales ya sean líquidos o sólidos.

Frasco cuentagotas o frasco gotero

Se suele decir también frasco con tetina o frasco con pipeta. En este caso solo sirve para almacenar líquidos. No es más que un frasco clásico que tiene una pipeta ajustada en el tapón. Esto permite destapar el frasco y automáticamente tener a la disposición una pipeta cuentagotas para ese material. Este instrumento es muy útil para trabajar con muestras de líquidos muy pequeñas. Evita tener que ensuciar y por tanto limpiar y secar bien cada vez otras pipetas que se pueden usar para otras muestras.

Frasco lavador o piseta

El frasco lavador es un frasco común sellado con un tapón de rosca. Sirve para eliminar productos, o rastros de muestras que puedan quedar impregnados en alguno de los recipientes. Lo tenemos extensamente explicado en este otro artículo

Frasco de wolf

Es un frasco que tiene 3 cuellos y 3 bocas en la parte superior y pueden tener otra en la parte inferior para su lavado. Se usa para disolver gases en líquidos.
Summary
Review Date
Reviewed Item
Frascos de laboratorio
Author Rating
51star1star1star1star1star